Programación local

Escucha Programación local en directo

Programación local

Radio Sevilla

En directo

Radio Sevilla

La cámara de los balones de 13:45 a 14:00

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

'El Caso', semanario de sucesos

El semanario 'El Caso', fundado en 1952, cumple 60 años. Algunos decían que su lectura manchaba las manos de sangre, pero fue pionero en el periodismo de investigación

MARÍA GÓMEZ   31-03-2012 - 09:52 CET

De papel humilde, a cinco columnas y dos tintas, la negra y un rojo sangriento, costaba dos pesetas. Y, aunque algunos lo bautizaron como el "periódico de las porteras", fue pionero en el periodismo de investigación de nuestro país. Fue fundado por Eugenio Suárez, en 1952.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

Sesenta años han pasado desde que salió a la luz el primer número de "El Caso, el semanario de sucesos".

Alguien que conoce muy bien la historia de "El Caso" es Juan Rada, que también fue director del semanario en una de sus etapas y que, 6 décadas después, ha decidido recoger la historia del semanario en un libro "60 aniversario. El caso, semanario de sucesos".

Hojear su libro es tener en las manos al mismo semanario. Ha respetado el tamaño, las tintas, la calidad del papel... Incluye reproducciones facsímil de portadas y números completos de la publicación en 210 páginas.

De este diario se decía que sus páginas chorreaban sangre, lo que le ocasionó muchos problemas con la censura. Por ejemplo, el censor impidió que el nº92 se imprimiera porque la foto de portada no era apta para la moralidad cristiana. Era el "Caso de la mano cortada" y, muy a su pesar, acabó siendo un auténtico éxito entre el público.

Pero la mayor gesta censora para con el semanario fue la condición sine qua non de publicar un crimen por semana.

Las tiradas de "El Caso" rompieron todas las barreras, abarcando una tirada continua de más de 100.000 ejemplares. Algunos, como el fundador Eugenio Suárez, consideraba que en gran medida era gracias a los sucesos allí contados, como el caso de los crímenes de Jarabo. Hizo aumentar la tirada hasta el medio millón de ejemplares, agotando la tirada del periódico. En agradecimiento, el director le hizo llegar una caja de puros a la cárcel antes de que "le dieran garrote".

Su popularidad crecía, pero también recibía muchas críticas por su carácter violento. ¿Podía uno confesarse un "fan de El Caso"? Eugenio Suárez comenta que en las zonas más adineradas de Madrid, compraban la revista Hola y el diario ABC sólo para esconder entre ellos El Caso. Decían "dame también el feo"...

Y aunque en las altas esferas, se vieran obligados a rechazar el semanario en público, algunos hicieron caso omiso a ese rechazo. Por ejemplo, figuras importantes del mundo de la cultura como Berlanga o Fernán Gómez, que pertenecían a una clase que pensaba que "El Caso" era de pésimo gusto, buscaron en él temas para películas como "El Verdugo" o "El extraño viaje".

El semanario se fue haciendo un hueco en los hogares de los españoles y se ganó la complicidad del público. Así pasó en el caso de los Marqueses de Urquijo, cuando "El Caso" llegó media hora antes que la policía, gracias al aviso de un vecino.

Si se habla de "El Caso", no se puede olvidar hablar de sus periodistas, míticas figuras del periodismo español. Como de Enrique Rubio, Mariano R. Boix, José Quílez o la mítica Margarita Landi a la que todos recordamos con su pipa y con su revólver. Pero eso sí, el revólver era una cámara oculta

Muchos fueron los sucesos que marcaron la historia del semanario, dotándole de un gran popularidad: El enigma de la mano cortada, La Matanza del Cortijo de los Galindos, La casa maldita, Los crímenes de Jarabo, El Quinqui Lute, Extraterrestres en España, El misterio del baúl, El episodio de la tumba de Ituren, las estanqueras de Sevilla, el cadáver del baúl, los secuestros del niño pintor de Málaga y el de Somosierra.

Pero, aunque para algunos fuese "el semanario de la portera o chorrease sangre", a nivel periodístico se podía considerar que el rotativo cumplía una auténtica función de ayuda a la ciudadanía. No sólo se publicaban crímenes. También daban consejos para viajar a la gran ciudad, para protegerse de los malhechores, incluso tenía un consultorio sentimental, una sección de contactos, también crucigramas, quinielas...

El veterano periodista Antonio Domínguez Olano, uno de los directores y redactores de la publicación afirmaba que "en España ya no existan publicaciones de este tipo, no se debe al desinterés por estas informaciones, sino a que ahora "todo lo que se publica son hechos negativos".

Una manera de hacer periodismo que marcó un antes y un después en la profesión y en la sociedad española. Porque, como dicen algunos, "fue el semanario más anormal que jamás ha habido en España, y el más fascinante".

Comentarios - 0

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana