A vivir que son dos días

Escucha A vivir que son dos días en directo

A vivir que son dos días

A VIVIR...

Lo que hay que oir

A VIVIR...

La redacción de la SER a vista de drone

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

A vivir que son dos días - Javier del Pino

EL PLAN DE AROLA

Un cuento muy verde

Hace once años dos apasionados del mundo vegetal pensaron que era posible rescatar variedades perdidas u olvidadas y utilizarlas en el mundo de la cocina. Hoy, el proyecto del chef Rodrigo de la Calle y del biólogo Santiago Orts es una realidad. El primero triunfa con sus creaciones a base de verduras del desierto o caviar cítrico y el segundo ya comercializa estos y otros productos en varios países. La Gastrobotánica, una revolución verde que no ha hecho más que comenzar.

BEATRIZ NOGAL   28-01-2012 - 12:54 CET

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar
La Mano de Buda, el limón más curioso

Mano de Buda (cítrico)-

¿Qué es la Gastrobotánica?

La investigación de nuevas especies, el rescate de otras variedades olvidadas del reino vegetal y el estudio de sus distintos componentes (raíces, tallos, hojas, flores, frutos, semillas) para su uso y aplicación en la cocina.

Esta historia comenzó en el hotel Milenio, Elche (Alicante), en donde un joven cocinero de Madrid llamado Rodrigo de la Calle entró a formar parte del staff de su restaurante y poco después se hizo con las riendas de su cocina. Un día, un conocido llamado Santiago Orts, botánico de profesión, le contó que quería poner en el mercado los dátiles frescos de Elche y potenciar su aplicación culinaria. Aquella conversación hizo que el joven cocinero se pusiera manos a la obra -a nadie se le había ocurrido antes aplicarlos en la cocina- y de sus primeros experimentos obtuvo infusiones o, lo que él denomina, "leche de dátil". Al tiempo que Orts seguía investigando en su laboratorio vegetal, de la Calle seguía elaborando platos con otros productos que el botánico le proporcionaba y poco después abrió su propio restaurante en Aranjuez, Madrid (www.restaurantedelacalle.es). La aventura no había hecho más que comenzar.

La compañía de Santiago Orts "Viveros El Huerto de Elche" (www.elhuertodeelche.es) ya es una empresa consolidada, en la actualidad comercializa productos en varios países europeos que pueden encontrarse en mesas como las de Martín Berasategui o El Celler de Can Roca (El Bulli también compraba hasta que cerró). Pero la gran tarea es la investigación, el equipo de Orts centra su trabajo sobre los dátiles, cítricos desconocidos (Limequat, Mano de Buda, Caviar Cítrico, Cidras, Calamodín, Dragonfly...), verduras del desierto (Alga de Tierra, Algazul, Anémonas de Tierra...) y frutas del desierto (Carisas, Fresas del Desierto).

Bueno, bonito, barato y... gastrobotánico. Acércate a esta nueva manera de mirar la cocina

Comentarios - 2

Página 1 de 1

  • 2

    luis alejandro 28-01-2012 21:46:13h

    tengo un invernadero, y me gustaria experimentar con alguna de esas plantas a punto de extincion u olvidadas, que pudieran tener alguna salida en el mercado me gusta mucho la horticultura y desearia poder hacer degustar el placer que puede aportar a las cocinas estos productos.

  • 1

    Luis Miguel 28-01-2012 21:04:14h

    Pues siento defraudarles a todos pero conozco un sitio en Perú, concretamente en Lunahuaná, a unas tres horas de Lima donde hay un agrónomo que lleva unos 15 años haciendo grastrobotánica con especies autóctonas y especies silvestres, pero también recuperando otras precolombinas. Tiene un restaurante campestre y se come fantásticamente

Página 1 de 1

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana