El Larguero

Escucha El Larguero en directo

El Larguero

HORA 25

Lo que hay que oir

HORA 25

La regeneración política y democrática, a debate

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

ANÁLISIS

¿Qué lleva a una banda al éxito?

¿Cómo un dúo de influencias bluseras llega a llenar grandes pabellones?

ALFONSO CARDENAL   30-11-2012 - 14:19 CET

El secreto del éxito de una banda es uno de los temas que lleva flotando décadas en las plantas nobles de las multinacionales, la fórmula es difusa y no siempre funciona. The Black Keys es la última banda que saliendo de un frío sótano ha llegado a la cima del rock. Un fenómeno extraño con una realidad de fondo: han venido para quedarse y su triunfo no es casual.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar
The Black Keys

El guitarrista y vocalista de The Black Keys, Dan Auerbach durante el concierto que la banda de rock ha ofrecido esta noche en el Palacio de Deportes de Madrid.- (EFE)

"No son una banda de estadios", vocea un tipo con gafas en uno los bares que rodean el Palacio de Deportes de Madrid horas antes de que el grupo de Ohio comience su primera actuación en España. "Una banda de estadios es un grupo capaz de llenarlos", responde otro joven.

Que un grupo de larga trayectoria y sin visitas previas a España sea capaz de vender más de 15.000 caras entradas en plena crisis no deja de ser sorprendente teniendo en cuenta que no es la típica música que genera tanta expectación en España. No es tanta sorpresa tras comprobar que Lonely boy, el single de su último disco (El Camino) se ha convertido en un éxito mundial tan viral como imparable. La canción ha sido sintonía de programas de radio, ha sonado en películas, anuncios, programas de la televisión comercial. Todos se han rendido a la fuerza de una composición sencilla y pegadiza, fuerte y contundente. La conexión entre el grupo y la televisión tampoco es nueva. Cuando el dúo tenía 23 años una marca de mahonesa les ofreció 100.000 dólares por usar una canción suya en un anuncio. "Era más dinero de lo que ganaban mis padres juntos en un año. Nuestro manager nos obligó a rechazarlo", explicaban hace dos años en una entrevista en NPR. Las ofertas publicitarias siguieron llegando y siguieron siendo rechazadas. En un momento dado la banda decidió permitir el uso de Set you free en un anuncio de una marca de coches. "Queríamos ver qué pasaba", explicaba Patrick Carney. El éxito fue instantáneo. "Nos ayudó muchísimo. Antes de la edición de Before 'Tighten Up nunca habíamos tenido una canción que sonase con regularidad en la radio y poner nuestras canciones en anuncios es lo más parecido a que suenen en la radio". Lo que se consiguió con aquel anuncio apenas sería la punta del iceberg de lo que vendría después.

Aunque el secreto de The Black Keys no reside únicamente en su conexión con la publicidad. "Con un gran éxito de radio te pagas una casa", explica en su maravilloso libro Dean Wareham, miembro de Galaxie 500 o Luna. Wareham narra en sus memorias la vida de un músico que se mueve con soltura en el mercado de la música independiente sin alcanzar ese gran éxito que te catapulta a otras esferas, a llenar pabellones y teatros en lugar de pequeñas salas. Pero se necesita más que una canción pegadiza para no quedar encasillado en esa larga lista de bandas de un único éxito.

Es verdad que The Black Keys no han inventado nada nuevo, cuando editaron su primer disco, en 2002, la cima de la música rock estaba copada por The Strokes (un disco en esa fecha) y The White Stripes (tres álbumes en el mercado), hoy están solos. La banda formada por Jack y Meg White se evaporó y el quinteto neoyorquino ha tardado cinco años en volver a grabar un disco y Angles no ha estado a la altura de las circunstancias. El vacío de poder que habían dejado las formaciones que marcaban el rumbo a principios de siglo ha coincidido con su ascenso, un camino que se llevaba rumiando desde el fantástico Attack and Release (2008) y el soberbio Brothers (2010), ganador de tres premios Grammy. Aunque pocos podían esperar en su sello que su último trabajo, redondo y genial, viniese coronado con lo que hace que más se alegre el hombre que los contrató para Nonesuch Records, filial de Warner: un single enorme acompañado de un vídeo de un tipo bailando en plano fijo durante tres minutos y que superó las 20 millones de visitas en YouTube.

El Camino se situó entre los mejores discos del año en infinidad de listas y en España se empezó a hablar de ellos en todos los lados. Su impacto fue enorme, aunque el álbum no fuese mucho mejor que sus predecesores. El éxito de The Black Keys no responde a una única causa. Algo tiene que ver también Danger Mouse, productor disco, que está detrás de una larga lista de éxitos discográficos. Pero básicamente responde a tres razones: la coherencia de una carrera bien llevada y ascendente, el inmenso poder que tiene la radio, internet y el boca a boca a la hora de propagar un potente single y el vacío que hay en la cima del rock.

La crisis de The Black Keys

Aunque el viaje del grupo no ha sido siempre llano y también ha habido dudas a la hora de seguir juntos. El momento clave llegó tras la larga gira de Attack and Release. "Hemos ido a tocar a sitios a los que no ha ido ninguna otra banda que conozcamos", explicaba el dúo en una entrevista en 'The Guardian'. Eso cimentó su aplaudido directo, pero también les quemó como pareja laboral. "Hemos pasado demasiado tiempo juntos". En 2009 todo estuvo a punto de terminar cuando Carney descubrió que su compañero había grabado Keep It Hid, su primer disco en solitario. "En aquella época estaba en una etapa oscura" y en los momentos finales de su matrimonio. Carney se divorció en 2010, perdonó el desplante de su compañero de banda y juntos volcaron toda esa insatisfacción en Brothers, un disco que llegó al número 3 de las lista de éxitos de EEUU y que ocupó puestos similares en otros países europeos, vendieron cerca de un millón de copias. Una cantidad muy respetable en los tiempos que corren. Ahora, tres años después de aquella crisis, están demostrando actuación tras actuación que ahora ha llegado su momento. La banda ha dado 96 conciertos este año, contando festivales, hasta llegar a Madrid. El éxito que han tenido en España ha venido repitiéndose en Reino Unido, EEUU, Australia, Dinamarca, Holanda, Suiza, Alemania o Francia y en más de treinta ocasiones vendieron todas las entradas con una semana de antelación al concierto. El poder del single ha hecho justicia. The Black Keys están donde se merecen, aunque el camino ha sido largo.

Comentarios - 2

Página 1 de 1

  • 2

    Marcos 30-11-2012 16:16:04h

    mucha moda y postureo en el concierto, se crean modas que arrastran a miles de personas que luego desconocen la realidad de una banda

  • 1

    Jose Luis 30-11-2012 15:48:35h

    Coindido bastante con el enfoque que se le da. La trayectoria de la banda es incuestionable y merecido pero sin ese hit estarían tocando en salas mucho más modestas y con menos eco en los medios. El concierto me encantó aunque muy muy caro para los 90 minutos que tocaron

Página 1 de 1

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana