Hablar por hablar

Escucha Hablar por hablar en directo

Hablar por hablar

PRETÉRITO IMPERFECTO

Lo que hay que oir

PRETÉRITO IMPERFECTO

El fin del mundo de William Miller

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

SER historia - Nacho Ares

SER Historia: 'Sexo y Felicidad en la Edad Media'

Hace un par de semanas un colega me hizo una de las preguntas más difíciles sobre sexualidad en la Edad Media: la relación entre sexo y felicidad en el Medievo

Ana E. Ortega Baún (Autora de ‘Sexo, Pecado, Delito. Castilla de 1200 a 1350')   08-02-2013 - 12:03 CET

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

Vaya, eso sí que es una pregunta difícil, porque de pecados, delitos, enfermedades sexuales, honor, violencia, insultos, virilidad, matrimonio y un largo etcétera los textos medievales castellanos hablan, e incluso de homosexualidad y prácticas sexuales, pero de felicidad y sexualidad no he visto ninguna referencia... por ahora, porque lo bueno de la Historia es que está en constante construcción.

Entonces ¿qué respondí? Bueno, lo primero que recordé fue lo de "todo animal está triste después del coito" pero, aunque la frase la repitan en la Edad Media no es producto de esa época. Tuve suerte y al poco recordé un extracto de la obra de Jean-Louis Flandrin "L'Eglise et le controle des naissances" que, más o menos, versaba sobre el tema. En la segunda mitad del siglo XV el teólogo francés Martin Le Maître aprovechó que Aristóteles era una fuente indiscutible de la razón, para despenalizar por completo el placer sexual, fuese cual fuese su intensidad. Y es que aunque desde finales del siglo XII el placer sexual estaba ya despenalizado dentro del matrimonio, se le veía pecaminoso cuando cruzaba las fronteras de la moderación. Le Maître fijó su atención en que Aristóteles admite que el hombre virtuoso puede necesitar del placer para su equilibrio físico y moral. Por tanto, la búsqueda exclusiva del placer tendría un fin legítimo al procurar la paz del alma y del cuerpo y, por tanto, no podría considerársela pecaminosa. Paz a nivel mental y físico ¿acaso no es eso uno de los rasgos de la felicidad?

Pero ¿qué pasó con Martin Le Maître? A nivel teológico nada. Le Maître se acercaba más a las corrientes médicas que a las teológicas de su tiempo. Por eso nadie se hizo eco de su razonamiento, pues intentaba luchar contra una fuerte corriente ideológica de gran tradición, la cual, por cierto, no fue creada por la Iglesia sino que ya existía antes de su nacimiento. Pero esa es otra Historia.

Comentarios - 0

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana