SER Deportivos

Escucha SER Deportivos en directo

SER Deportivos

Ràdio Barcelona

Proximamente

Ràdio Barcelona

Presentación de temporada de 16:00 a 17:00

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

Análisis: TELEVISIÓN | HISTORIA

La tele de la infancia

Esos momentos televisivos de entonces que directamente suelen erizar la piel de pura nostalgia, de pura ternura | Más noticias de televisión

MARIOLA CUBELLS   13-03-2012 - 18:59 CET

Puede que usted sea de los que recuerdan a la familia Telerín, esos niños de nombres imposibles que nadie sabía -Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Colitas y Cuquín- y se fuera a la cama durante la infancia tras esa cancioncilla de "vamos a la cama, que hay que descansar". O puede que sea de los que vieron/soportaron a Leticia Sabater y su mucha, muchísima, excesiva marcha.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

'Vamos a la cama' de la familia Telerín

- 11-03-2012

La entrañable familia Telerín es una de las creaciones de los Estudios Moro . Ha sido una de las pocas ráfagas infantiles de televisión en lograr excelente acogida de crítica y de público, hasta el extremo de convertirse en un clásico de la televisión mundial y en un fenómeno cultural. Cosechó un gran éxito en los niños de los 60. Esta ráfaga fue emitida en otros países, entre ellos El Salvador, donde aún se transmite en tres canales de Telecorporación Salvadoreña, y Argentina. Sobre la Familia Telerín se publicaron álbumes de cromos, libretas, cuentos, relojes, pañuelos y se hicieron muñecos de plástico. Una adaptación a cómic apareció en la revista "Din Dan" de Editorial Bruguera, dibujada por Blas Sanchís.

La tele, sus imágenes, sus iconos, sus bandas sonoras, sus coletillas están para siempre en su ADN. Para bien o para mal. En 'A vivir que son dos días' hablamos de esa familia mítica y de otros tantos momentos televisivos de 'entonces' que, directamente, suelen erizar la piel de pura nostalgia, de pura ternura.

Una exposición en Madrid sobre los Estudios Moro, creadores de esa ráfaga, nunca una ráfaga ha sido tan popular, tan característica, tan transversal, en la que los cinco niños de la familia Telerín desfilaban pasito a pasito, y tras rezar, invitaban a los niños de entonces a meterse en la cama a las ocho y media en invierno y a las nueve en verano. Benditos horarios que los niños de entonces, por cierto, seguían bastante a rajatabla. Definitivamente, eran otros tiempos.

Los hermanos, Santiago y José Luís Moro revolucionaron el mundo de la publicidad en España. Con ellos nació la publicidad en España con dibujos animados, tal y como puede verse en la exposición 'El anuncio de la Modernidad, los míticos Estudios Moro', que estará en la Sala El Águila de Madrid hasta mayo. Y la tele está plagada de algunas de sus creaciones que han pasado a la historia y forman parte de la cultura audiovisual española. Las repasamos

1-La gallina de Avecrem. Tienen que hacer memoria. Una gallina iba desplumándose al ritmo de una música sinuosa y al final, una voz en off anunciaba el producto. Por supuesto tuvo problemas con la censura de entonces, pero ganaron el primer premio en el Festival de Publicidad de Venecia.

2. Tío Pepe. Una botella con brazos y zapateando. Sí, lo hicimos en España. ¿Quién no lo ha visto alguna vez? Forma parte de la iconografía popular. También lo premiaron, esta vez en Cannes, en el festival de publicidad, con la Palma de Oro. Era la primera vez que se utilizaban en España la técnica stop motion.

3. Fundador. Está como nunca. Pedazo de eslogan, sí, que ha pasado a la historia también. Luego vino otro licor, Veterano. Los estudios Moro utilizaron por primera vez a una mujer sugerente como reclamo. Era la modelo Elena Valduque, esposa, por cierto, de Santiago Moro.

4. Cola Cao. Era aquel desayuno y merienda ideal que tomaban los futbolistas para meter goles y también los buenos nadadores.... La canción la compuso Jordi Aureli Dotrás, un amateur que trabajaban en la industria textil y componía en su casa. Esta, la del Colacao, fue la única pieza que trascendió el ámbito familiar. Se emitió por primera vez en 1955, en la radio.

5. La calabaza Ruperta. Nada volvió a ser igual tras esa mascota del 'Un, dos, tres', que alcanzó la fama en 1976. Nunca entenderemos por qué la sustituyeron Botilde, el Chollo o el Antichollo. ¿Qué necesidad había?

Comentarios - 0

Fotogaleria: Fotogalería: Los Estudios Moro

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana