SER Deportivos

Escucha SER Deportivos en directo

SER Deportivos

Tour de Francia

Proximamente

Tour de Francia

Sigue el final de etapa en directo de 16:05 a 18:00

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

The Black Keys, pura cafeína

Desde Howlin' For You hasta Tighten Up, pasando por Lonely Boy. El conjunto de Ohio ofreció un espectáculo potente y enérgico en el Palacio de los Deportes

ESTEBAN MESTRE   29-11-2012 - 14:57 CET

The Black Keys, un conjunto con siete álbumes a la espalda que no había pisado nunca un escenario en España, lo hizo a lo grande: en el madrileño Palacio de los Deportes, y ante una masa de más de 15.000 personas completamente entregada

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar
The Black Keys

El guitarrista y vocalista de The Black Keys, Dan Auerbach durante el concierto que la banda de rock ha ofrecido esta noche en el Palacio de Deportes de Madrid.- (EFE)

Hace poco más de dos meses hablábamos con Neo Sala, director de Doctor Music, y nos contaba que, después de 30 años al frente de una de las principales promotoras de conciertos del país -la que desde 1982 ha traído a estrellas de la música de la talla de Bruce Springsteen, Tina Turner, U2, Beyoncé e incluso el adolescente Justin Bieber- Doctor Music no había perdido la ilusión por seguir apostando por el pop-rock internacional, pero que le había llegado el turno a otro tipo de grupos. "Ahora hay que hablar de bandas como The Drums, Fun o The Black Keys", relataba Sala para la Cadena SER.

Dicho y hecho, pues ayer, los de Ohio, un conjunto con siete álbumes a la espalda que no había pisado nunca un escenario en España, lo hizo a lo grande: en el madrileño Palacio de los Deportes, y ante una masa de más de 15.000 personas completamente entregada. Su repertorio fue el clásico, el que había interpretado el día anterior en Lisboa, y el habitual en sus últimas citas en Australia y Nueva Zelanda. Su ritmo potente, frenético. Su sonido electrizante, al más puro estilo de sus referentes, los White Stripes. A falta de innovación en el listado de temas, los Black Keys subieron el volumen de los amplificadores y ofrecieron un espectáculo enérgico y tremendamente contagioso.

La cita comenzó hacia las ocho de la tarde, con la actuación de los británicos The Maccabees, que, con tres discos publicados desde 2006 ('Colour It In', 'Wall Of Arms' y 'Given To The Wild'), hicieron de teloneros para deleite de tan solo una pequeña parte de los asistentes.

Hacia las nueve y media, con una gran ovación, saltaron a la pista los cuatro músicos que habían logrado agotar las localidades del Palacio de los Deportes para reunir a más de 15.000 personas sedientas de rock'n'roll. Ataviado con una vaquera camisa negra con flecos blancos, a la voz y a la guitarra solista, Dan Auerbach. Más convencional, vaqueros y camiseta, el batería Patrick Carney. Un bajista, que hacía las veces de segunda guitarra con dos mástiles; y un teclado completaban el reparto para la tan esperada puesta en escena. Y entonces empezó el show, como habitualmente, con Howlin' For You. "Tarararata, tarararata..."

Tras arrancar con el retumbar de la batería los primeros botes del público -que a partir de entonces solo cesarían en las pausas entre canción y canción- interpretaron el primero de los temas de su último álbum, 'El Camino', uno de los motivos que han convertido a la banda en una de las sensaciones del último año: Run Right Back.

Al grito de "¡Acompañadnos!" interpretaron Dead And Gone. Por supuesto, el público hizo caso y las palmas no cesaron hasta fundirse con la ovación final. Eso si, en momentos como el espectacular punteo que realizó Auerbach en el solo del siguiente tema, Gold On The Ceiling, los aplausos se acentuaron.

Para Thickfreakness, uno de sus temas más tempranos -en concreto de su segundo álbum, homónimo- los dos acompañantes, bajo y teclado, bajaron de la pista. "Just two of us", confirmaba Auerbach. También solos, tocaron Girl On My Mind.

Acto seguido, interpretaron uno de sus temas más sentidos, y que tuvieron mejor acogida por parte de la grada: Little Black Submarines, tema al que siguió el colofón final: la potencia de Ten Cent Pistol, los pegadizos silbidos de Tighten Up, y el divertido y exitoso -festejado por la grada con el baile que realiza el protagonista de su videoclip- Lonely Boy.

Dos canciones más, dos bises, con su lámpara de discoteca colgando del techo: I Got You y Everlasting Light para cerrar por todo lo alto una hora y media de pura cafeína -la guinda de la fiesta de los 30 años de vida de Doctor Music- de la que Auerbach se despidió con las siguientes palabras: "Id con cuidado, para que nos podamos volver la próxima vez". Esperemos que no sean solo palabras.

Comentarios - 2

Página 1 de 1

  • 2

    Cyrano 30-11-2012 12:22:38h

    44,00 Euros y 80 minutos de concierto es una estafa. Más un grupo con 7 discos a sus espaldas y con un local abarrotado. Una falta de profesionalidad evidente.

  • 1

    keyblack 29-11-2012 16:49:02h

    Menudo pepino de concierto!!!

Página 1 de 1

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana