La Ventana

Escucha La Ventana en directo

La Ventana

A CIERTA DISTANCIA

Lo que hay que oir

A CIERTA DISTANCIA

Irán, más allá del programa nuclear

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

'OPERACIÓN PUERTO'

3.000 años de dopaje

Jesús Manzano, exciclista y testigo de cargo en el juicio de la 'Operación Puerto': "Sin dopaje no se gana un Tour, ni una Vuelta, ni una etapa. El que no se dopa no aguanta en el pelotón"

TOÑI FERNÁNDEZ   28-01-2013 - 17:10 CET

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

El dopaje comenzó en Olimpia en el siglo VIII antes de Cristo. Ya en los primeros Juegos Olímpicos los atletas tomaban pociones estimulantes. Unos cuantos de cientos de años más tarde llegaron las setas y dicen que para el siglo IV de nuestra era, cuando en nombre de la Cristiandad se suspendieron los juegos, el opio, el vino aderezado con hierbas y los alucinógenos formaba parte de la dieta habitual de los atletas.

Poco ha quedado escrito de todo eso. Los sacerdotes se encargaron de ocultar la alquimia que permitía ser más fuerte, más resistente, más rápido, y hay que dar un enorme salto en el tiempo, hasta el siglo XIX para ver la palabra "dopaje" en el diccionario o el primer caso documentado, ocurrido en Amsterdam. Hasta los años 30 era común el uso de cocaína, opiáceos o cafeína para estimular a los deportistas, y justo entonces llegan las primeras prohibiciones, pero fue en los 60 cuando el Comité Olímpico pone freno a estas sustancias, justo cuando la escalada de su uso se antoja galopante.

En los JJOO de Roma de 1960 el ciclista danés Knut Jensen se desplomó durante los 100 kilómetros contra reloj. Volvió a subirse a la bicicleta pero murió en el hospital. ¿Diagnóstico? Exceso de anfetaminas. Aunque el aldabonazo del dopaje en nuestras conciencias llega en 1988. En la final de los 100 metros lisos, Ben Johnson dilapida todos los records y confiesa que habría sido aún más rápido, (y ya parecía que volaba), si no hubiera levantado el dedo al cruzar la línea de llegada. Dos días más tarde, un teletipo procedente de Seúl revela que la orina de Ben Johnson contenía restos de una hormona sintética, un anabolizante. Acababa de estallar el primer gran escándalo de nuestro ratito de historia.

Seis años más tarde Maradona marcó su último gol en un Mundial: "yo me equivoqué. Esto no es lo mismo que drogarme, ¿me entendés?. El que lloró de verdad fui yo. Yo digo que han matado al jugador de fútbol pero no han matado al hombre y voy a seguir defendiéndome porque creo que esto es una injusticia". Maradona lloró después de dar positivo en efredina, un vasodilatador, lágrimas que también surcaron el rostro de la reina de Sidney 2000, la atleta Marion Jones: "Hice algo increíblemente estúpido" reconocía después de que los análisis demostraran que había consumido esteroides. Tuvo que devolver cinco medallas.

"El que no se dopa no aguanta el pelotón"

Pero en la diana de nuestro imaginario cuando se habla de dopaje se dibuja el ciclismo o la voz del único ciclista español que ha contado todas las miserias del dopaje sin que antes le pillaran y hoy, lo sigue haciendo "quien no se dopa no aguanta en el pelotón. Esto no hace falta ser un genio para saberlo. Un puerto de primera no se puede subir a treinta y pico por hora. Armstrong dijo que no se puede y yo digo que ni un Tour ni una vuelta a España, ni ganar una etapa, sinceramente". Jesús Manzano acudirá el próximo 11 de febrero al juicio de la Operación Puerto en calidad de testigo, aunque también está personado en la causa como acusación. "El director te dice tienes que seguir un plan, el médico te dice te voy a dar unas cositas para trucar el motor y a partir de ahí: EPO, hemoglobina de origen canino o vacuna, testosterona, hormona del crecimiento, anabolizantes... de todo" reconoce Jesús Manzano que ha vuelto a contar a la Cadena SER cómo experimentaba en casa "a mí me mandaban una serie de productos, yo los probaba en casa, los guardaba en frascos como los de las analíticas y los metía en el congelador. Luego lo bajaba a Madrid. Es como si fuera un banco de pruebas de coches", y reconoce que callaba como callan todos y que se entró en esta rueda como lo hace el resto "porque son muchos años hasta llegar a profesional y cuando te lo exigen... ¿qué haces?".

Queda por saber quién ganará la más largas de las carreras, la que disputa el control y el dopaje, pero por si sirve de pista, hace sólo unos meses dos conocidos investigadores científicos vaticinaron el nacimiento de las Olimpiadas mejoradas genéticamente, quizá la carrera no acaba, sólo cambia de pista.

Más deportes en Cadenaser.com | Fútbol | Baloncesto | Tenis | Fórmula 1

Comentarios - 3

Página 1 de 1

  • 3

    Hispanus-hibernicus 28-01-2013 20:36:50h

    Pues yo ya me he olvidao, paso del deporte profesional.

  • 2

    Carmen A. 28-01-2013 18:36:05h

    Espero que todos esos deportistas que ganaron algo DOPÁNDOSE Y ENGAÑANDO A LOS QUE LES SEGUÍAN, pagen las consecuencias de las drogas que se metieron en su cuerpo... que las paguen sobre todo físicamente.

  • 1

    illora 28-01-2013 18:17:41h

    La competición de altisimo rendimiento, con mejoras constantes de records, solo se entienden desde el dopaje ; es IMPOSIBLE aguantar esos ritmos cada vez mas exigentes sin ayiudas extrernas, y si no queremos dopajes, habremos de olvidarnos de los records anuales, de los Tour con 1o puertos..etc.

Página 1 de 1

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana