Hora 14

Escucha Hora 14 en directo

Hora 14

HABLAR POR HABLAR

Lo que hay que oir

HABLAR POR HABLAR

"Nunca me ha durado una pareja más de 4 años"

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

Gastro

HASTA LA COCINA CON...

Alberto Chicote: "Me veo como un caqui 'persimon': duro y muy dulce"

El chef de Pesadilla en la cocina se ha convertido, desde La Sexta, en una de las grandes revelaciones de la temporada televisiva

CARLOS G. CANO   19-12-2012 - 17:54 CET

Alberto Chicote (Madrid, 1968) ha pasado, en solo tres meses, de ser un chef reconocido en el mundillo a convertirse en una estrella de la tele. La adaptación española de Pesadilla en la cocina ha cosechado excelentes resultados, con una media de más de 2.500.000 espectadores y un 12,6% del share. Frases lapidarias, chaquetillas imposibles... El programa ha dejado huella y este jueves despide su primera temporada con la visita al Sagar, un restaurante hindú al borde del colapso. Pero además del Chicote duro que suele aparecer en pantalla, hay otro tierno que, tal y como nos cuenta desde la cocina de Casa Fadrique, recuerda con cariño los platos de su tía Concha y al que le chifla la literatura fantástica.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar
La frente arrugada de Alberto Chicote...

Cuando al chef Alberto Chicote no le gusta la comida, no hace falta ni que abra la boca...- (CORTESÍA DE LA SEXTA)

Pesadilla en la cocina se estrenó batiendo récords y con mucha fuerza en Twitter?. El pueblo, rendido a sus pies, clamó Chicote for president! Dos meses después, el chef madrileño se ha convertido en un fenómeno mediático. Tanto que ¡hasta dará las uvas en La Sexta!

Su papel en Pesadilla, sin embargo, ha eclipsado al tipo normal que recuerda emocionado la cocina de su tía Concha ("hacía unas judías verdes con tomate de locura. ¡Para caerse de culo!"). Y sus gustos gastronómicos poco tienen que ver con la cocina de vanguardia que a menudo ha cultivado: "En otoño, para los días fríos, un plato de garbanzos con chipirones, menestra de verduras rica, un jamón bueno, legumbres, setas"...

"Los que me conocen dicen que tengo una apariencia dura y leñosa, pero que luego soy tierno", asegura. A Chicote le pirran los caquis persimon, "duros y muy dulces". Tanto que, de hecho, hasta se identifica ellos.

También le chiflan los libros de literatura fantástica y ciencia-ficción: Brandon Sanderson, Neal Stephenson... "Siempre tengo tres o cuatro cosas en el retortero", dice. Pero, por encima de todo, Chicote es un enamorado de su trabajo: "Ser cocinero no es solo un oficio, es una forma de vivir. Vamos a la contra de mucha gente y, si no disfrutas sirviendo, no lo puedes soportar. Yo me siento absolutamente feliz de que todo lo que hago sirva para hacer felices a los demás". Asegura, de hecho, que "el mayor espectáculo del mundo no es el circo ni la ópera. Es sentarte en la mesa de un restaurante".

Chicote ha repetido hasta la saciedad que su Pesadilla no es inventada. Que no es un montaje... Una crítica, la del engaño, a la que a menudo han tenido que hacer frente los abanderados de la cocina molecular, y que el chef madrileño se sacude por partida doble: "En Pesadilla en la cocina no engañamos a nadie. Pero, de todas formas, la cocina no es un fin en sí mismo. Es solo una forma de aplicar técnicas para que el fin, la comida, transmita cosas".

"La cocina tradicional también puede engañar. Si me das un pulpo a feira que ni es pulpo ni es a feira... ¡pues me engañas!", sentencia.

Más recetas y noticias gastronómicas en CadenaSER.com

LA ÚLTIMA 'PESADILLA' DEL AÑO

Situado en el barrio de Salamanca, uno de los distritos comerciales más cotizados de Madrid, el restaurante está ubicado en un lugar ideal. Sin embargo, el salón está cada vez más vacío y la deuda que tienen es cada vez más grande. El problema: la tiranía a la que los dos cocineros, Babú y Amrik, tienen sometido al resto del restaurante. Soberbios, arrogantes y altivos, los dos cocineros exigen que se cumplan constantemente sus órdenes y voluntad y se aprovechan de la bondad de los dueños para hacer y deshacer a su antojo. Pero esta fórmula no funciona. Desde hace tiempo los problemas en la cocina tienen su reflejo en el comedor, que apenas recibe comensales y apunta a un panorama más que desolador. Una confusa y extensa carta termina por complicarlo todavía aún más.

Un solo servicio de comidas le basta a Alberto Chicote para detectar el problema más grave del Sagar y comenzar a tomar decisiones para encauzar un restaurante que aspira a convertirse en uno de los máximos exponentes de la comida india en la capital. Por primera vez, el chef recurrirá a uno de los cocineros más prestigiosos de este tipo de comida en Europa para poder doblar esfuerzos y combatir así la falta de actitud de los "tiranos de la cocina".

LA SEXTA

Comentarios - 1

Página 1 de 1

  • 1

    kilem 19-12-2012 18:43:44h

    ¡¡ Tengo infinitas GANAS de dejar de ver a este tio !!

Página 1 de 1

Hasta la cocina con... Alberto Chicote

P. GONZÁLEZ / G. MÁRQUEZ / C. G. CANO - 19-12-2012

Es en la cocina donde tienen lugar las conversaciones más interesantes... y el caso del chef Alberto Chicote, alma de la adaptación española de 'Pesadilla en la cocina', no es ninguna excepción. Pero si la cocina está limpia y huele bien, el chef Chicote se relaja y sustituye las frases lapidarias por recuerdos entrañables, y las 'lindezas' por sonrisas. Como él mismo dice, Alberto Chicote es duro por fuera... pero ¡muy dulce!

Webs de PRISA

cerrar ventana