Hoy por hoy

Escucha Hoy por hoy en directo

Hoy por hoy

Acento Robinson

En directo

Acento Robinson

El lado humano del deporte de 11:00 a 12:00

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

Ana Botella, la última pieza

PEPA BUENO   10-01-2013 - 08:16 CET

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

La tragedia del Madrid Arena ha sido desde el primer minuto la tragedia política de la alcaldesa Ana Botella y, para muchos de sus críticos y no tan críticos, el principio del fin de sus aspiraciones a ganarse por derecho propio el puesto de primer edil de la capital del reino que heredó de Alberto Ruíz-Gallardón.

La destitución de su vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva -por mucho que se haya querido presentar como una dimisión- es un nuevo intento de la alcaldesa de soltar el suficiente lastre como para quitarse presión, pero a la vez es un reconocimiento expreso de su creciente falta de confianza en el equipo que heredó de Ruiz-Gallardón y que, en teoría, iba a ayudarla a gestionar sin dificultad una política de mera continuidad.

Villanueva se apuntó enseguida a las cifras falsas de aforo proporcionadas por la empresa promotora de la fiesta, dio por buena la tesis interesada de que una supuesta bengala habría sido la causa de la tragedia y quiso minimizar su relación con Miguel Ángel Flores, el dueño de Diviertt y principal encausado ante los tribunales.

Botella lo ha dejado caer, como ya hizo con el concejal responsable del alquiler del Madrid Arena, Pedro Calvo o con el equipo gestor del espacio de eventos que estaban bajo su cargo: ninguno le había explicado a la alcaldesa la relación preferencial que el Ayuntamiento mantenía con la empresa promotora. Otra muestra de desconfianza.

Pero paradójicamente, en esta huida hacia adelante, Ana Botella se aferra a sus pocos fieles. Y entre ellos destaca Antonio de Guindos, el hermano del ministro y 'número dos' de la alcaldesa desde sus tiempos al frente de la Concejalía de Medioambiente.

De Guindos era el responsable de seguridad y bajo su mando estaban la Policía Municipal y el SAMUR, el servicio de emergencias del Ayuntamiento madrileño (dos servicios muy cuestionados en toda esta crisis). De Guindos pierde el área de seguridad, pero sigue en el Ayuntamiento. El mensaje implícito parece claro: la parte crítica del caso era imputable a las relaciones personales de Villanueva. La parte puramente municipal -los servicios policiales y de emergencia- quedan al margen y De Guindos, salvado.

Ana Botella va aprendiendo la parte más cínica de la política a medida que la tierra se mueve bajo sus pies. Deja caer al equipo que heredó y en el que ya no confía, y rescata de cualquier responsabilidad política a los que considera más suyos, más leales.

Dos meses después y medio después de un goteo dramático de informaciones sobre la tragedia, Miguel Angel Villanueva asumió a regañadientes la parte de responsabilidad política que le correspondía. Pero el equipo de Ana Botella está aún muy lejos de dar la respuesta política que demanda la ciudadanía. Y a la alcaldesa de Madrid ya no le quedan en el tablero más elementos para ceder. La última pieza es ella misma.

Pepa Bueno, durante la presentación de la nueva temporada de Cadena SER, en la que dirigirá - junto a Gemma Nierga - 'Hoy por Hoy'

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana