Escucha Los Toros en directo

Los Toros

CARRUSEL

Lo que hay que oir

CARRUSEL

Celebrities en Carrusel: este domingo, Gerard Piqué

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

Análisis

Una puerta cerrada con llave

ÀNGELS BARCELÓ   08-01-2013 - 22:33 CET

Àngels ha analizado los discursos de Mariano Rajoy y Artur Mas durante la inauguración de un nuevo tramo del Ave. Ambos presidentes no han cedido en sus mensajes dejando claro la distancia entre las posturas de ambos.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

Toda la expectación puesta hoy en un trayecto de dos horas de tren. Se inauguraba el AVE de Barcelona a la frontera con Francia y esto propiciaba el encuentro entre Mariano Rajoy y Artur Mas. No se habían visto desde septiembre, desde antes de las elecciones que no dieron a Mas la mayoría excepcional que esperaba y el viaje en tren podía ser una buena ocasión para el diálogo, al menos la literatura esta llena de confidencias en un vagón.

Pero nada más lejos de ello, Rajoy y Mas, con el príncipe Felipe y la ministra Ana Pastor de carabinas han mantenido una conversación educada, de ascensor podríamos decir, durante el trayecto y han guardado los mensajes para sus intervenciones posteriores. Y en los mensajes, como siempre, cada uno habla desde una frecuencia diferente.

Rajoy anclado en el lenguaje florido y antiguo comparando las vías del tren con las costuras de un país. Costuras que unen pero, y eso debería saberlo presidente, a veces se rompen. Y Mas anclado en una reivindicación y en los agravios que, según el, ha soportado cataluña históricamente.

Quizás los dos tengan razón o quizás no la tenga ninguno, porque los sentimientos y las emociones no viajan por las vías del tren, y el desencuentro entre Cataluña y el resto de España tiene mucho de eso, de identidad, algo tan íntimo y tan interpretable como personas viven en el país. Pero una cosa es evidente el cruce de mensajes, metáforico o no, no va a encontrar la solución. La solución pasa por la política, por la política de altura, pero sobre todo por querer entenderse, por no dar portazos. Y hoy escuchando a Mas y a Rajoy la sensación es de puerta cerrada con llave.

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana