Hora 25

Escucha Hora 25 en directo

Hora 25

EL VIRAL

Lo que hay que oir

EL VIRAL

'Soy tu príncipe azul, pero eres daltónica'

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

SER Historia

Se cumplen 50 años de la muerte de JFK

El presidente John Fitzgerald Kennedy murió el 22 de noviembre de 1963 en un magnocidio del cual todavía no se conoce toda la verdad

LUIS PIÑERO QUINTANA   14-11-2013 - 18:17 CET

Ha pasado medio siglo desde que Lee Harvey Oswald fuera detenido acusado del asesinato del 35º presidente de EEUU, uno de los más populares de la nación. JFK Murió de varios disparos cuando iba paseando en su coche oficial por las calles de Dallas. Pero antes de celebrarse el juicio, el principal acusado murió asesinado y con él la verdad sobre este episodio que conmocionó al mundo.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar
Imagen del presidente John Fitzgerald Kennedy

El presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy.-

El 22 de noviembre de 1963 a las 12:30 del medio día, el presidente del Gobierno de la superpotencia EEUU paseaba montado en su coche oficial descapotable por la calle Elm (Elm Street) de la ciudad de Dallas, Texas. Iba del brazo de su mujer, Jacqueline Kennedy, mientras saludaba al público que seguía a la comitiva que se dirigía al aeropuerto de la ciudad, donde JFK subiría al avión presidencial para volver a Washington. Pero varios disparos a distancia impidieron que Kennedy llegará nunca a su destino. Tras un fatídico impacto de bala en la cabeza, el presidente murió. El hecho conmocionó a los millones de ciudadanos de un país inmerso en la Guerra Fría y sobre el que planeaban amenazas de multiples enemigos como la Unión Soviética o el régimen castrista de Cuba.

Las investigaciones inmediatamente posteriores al crimen se cobraron un culpable, Lee Harvey Oswald, que fue detenido pasada una hora del incidente y acusado de matar a Kennedy desde un edificio cercano con un rifle con mirilla telescópica. Oswald negó siempre los hechos, pero desgraciadamente nunca pudo ser juzgado ya que dos días después, cuando era trasladado a la cárcel del condado por la policía, fue asesinado por Jack Ruby, un gángster mienbro del hampa estadounidense. Con ello, nació la sombra de conspiraciones para ocultar el verdadero culpable magnicidio.

La comisión para esclarecer la muerte de uno de los presidentes más carismáticos de EEUU dictaminó sin embargo que ni Oswald ni Ruby tenían ninguna relación con una posible conspiración y dieron el caso por cerrado dos años después. No obstante, el pasado de Oswald como miembro del partido comunista, y sus relaciones con los soviéticos y los servicios secretos estadounidenses animaron a reabrir el caso una década después por una nueva comisión. En esta ocasión sí se llegó a la conclusión de que existía un complot para acabar con la vida del presidente pero exculpaba tanto a los soviéticos, como a los castristas cubanos o a los servicios de inteligencia.

Desde entonces, la autoría del asesinato de JFK se ha convertido en uno de los casos más polémicos del país. Con miles de interpretaciones y que llegan en ocasiones a eclipsar los logros de la presidencia Kennedy, como la lucha por los derechos de los afroamericanos y el fin de la segregación racial o la puesta en marcha del programa espacial Apolo que llevaría al primer hombre a la Luna en 1969.

Comentarios - 0

AUDIOS

Webs de PRISA

cerrar ventana