Hora 25

Escucha Hora 25 en directo

Hora 25

Ràdio Barcelona

En directo

Ràdio Barcelona

90 aniversario de la emisora decana de 20:00 a 23:59

Alicante puerto de salida vuelta al mundo a vela

“Mi hija se esconde de mí cuando me ve”

De momento la niña continúa con su madre que ha presentado un recurso

CADENASER.COM   21-06-2007 - 09:11 CET

Una juez de Manresa ha quitado a una mujer la custodia de su hija debido a la influencia negativa que ésta ejercía sobre la pequeña para que rechazara a su padre. La juez lo ha hecho aún en contra de los informes psicológicos realizados por dos gabinetes psicológicos independientes que aconsejaban que la niña permaneciese con su madre, según ha comprobado la SER.

Votar
Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible
Imprimir
Enviar

El padre dice que es la madre la que condiciona a la niña para no querer estar con él. Sin embargo, no dicen eso los informes. De los cuatro estudios psicológicos realizados, uno por parte del psicólogo del padre, otro por el de la madre y dos independientes de la Generalità, solamente el vinculado con el padre aconseja que él sea quién tenga la custodia de la niña.

Los otros dos informes independientes no están de acuerdo con que la niña vaya a vivir con el padre, incluso uno lo desaconseja por completo ya que la niña "sufriría". A pesar de ello la juez ha dado una sentencia contraria. Ambos informes incluyen además la pésima relación entre el padre y su hija e informan de que los padres deberían acudir a terapia.

Sentencia pionera

La sentencia de la jueza de Manresa es pionera, y considera que la mujer es responsable de la “fobia” que siente la menor hacia su padre. La justicia ha retirado la guardia y custodia a la madre, a la que prohíbe además visitarla al menos durante seis meses.

El padre, Jesús, ha explicado en la Cadena SER que es como si su hija estuviera “en una secta”, que le rechaza, y que está condicionada de tal manera que cuando le ve “se esconde” de él. Pese a que en su opinión la mujer usa a la hija de ambos como “instrumento” en su contra, el padre ha pedido que se trate “con respeto” a su ex mujer en los medios de comunicación porque “sigue siendo la madre de mi hija”. Por su parte, la madre de la niña ha recurrido la sentencia.

Por su parte, la madre afirma que “el único que dice que es un síndrome es el perito privado que trae el padre” y añade que “ninguno de los estamentos neutrales lo sostiene y todos dicen que se le está haciendo un daño irreversible”.

Padece una enfermedad que no existe

El director de la Sociedad Española de Psicología de la Violencia, Andrés Montero, ha dicho a la SER que la jueza ha tomado como válido lo que el perito del padre llama síndrome de alineación parental algo que según el experto en psicología no existe.

"La jueza se ha basado en el testimonio de un único perito, contra otros cinco, para determinar algo que se denomina síndrome de alineación parental algo que no ha sido validado por la comunidad científica internacional", ha dicho Montero.

Sentencia aplaudida por los padres separados

El polémico fallo ha sido muy celebrado por el colectivo de padres separados, que llevan años pidiendo que se reconozca el síndrome de alienación parental.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres Separados asegura que la jueza ha resuelto pensando en los derechos del menor. Juan Luis Rubio ha aplaudido en la Cadena SER que se actúe por fin contra "la utilización de los menores como arma arrojadiza".

Delitos de sustración de menor y abandono

La jueza ha tomado la decisión porque la mujer ha incumplido de forma "constante" el régimen de visitas concedido al padre. Le imputa un presunto delito de sustracción de menor y otro de abandono, ya que dejó de llevar a la niña al colegio y la ocultó para evitar que estuviese con su padre.

Se trata de la primera sentencia de este tipo en Catalunya y también prohíbe a la familia de la madre visitar a la menor durante medio año. Para que el traspaso de la custodia resulte "lo menos traumático posible" para la niña, la jueza dispone que pase a residir durante un mes en un domicilio "neutro", en este caso el de los abuelos paternos, y recomienda al padre un acercamiento "progresivo" a su hija. La pequeña deberá seguir tratamiento psiquiátrico con un especialista que será designado por la jueza.

Webs de PRISA

cerrar ventana