Programación Hoy por hoy La ventana Hora 25 SER deportivos El larguero A vivir que son dos días Carrusel deportivo
CadenaSER.com
Buscar Búsqueda avanzada Buscar
NOTICIAS FONOTECA PULSÓMETRO PARTICIPA ESPECIALES SERVICIOS LO+LEÍDO/OÍDO
  Sonidos
  El senador del PP Javier Sopeña.  

 

 

LAS GRABACIONES DE LA 'TRAMA ASTURIANA'
Transcripción realizada por el PSOE de Asturias de algunos fragmentos de las 11 horas de grabaciones que el intermediario Regino Canteli realizó a sus interlocutores: el senador y concejal del Ayuntamiento de Oviedo por el PP, Javier Sopeña, su abogado y Serafín Abilio, presidente de la patronal de la construcción en Asturias.

  COMPRAVENTA TERRENOS EN PUERTO DE VEGA
  Reunión del abogado del senador Sopeña en su despacho profesional con el comisionista, Regino Canteli. Preparan la reunión que van a mantener con el comprador, Serafín Abilio, presidente de los constructores asturianos. Abilio se niega a pagar la comisión porque ha negociado la compra de los terrenos directamente con los propietarios, sin contar con ellos. Canteli pide que asista también el senador y concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Oviedo, Javier Sopeña. Su abogado, se niega.
   

Canteli: Y ya te digo, era conveniente que llamases también al socio tuyo, a Javier Sopeña. Abogado: Sí hombre, pero si el que tiene que ir soy yo, no Javier. Javier está ahí empujando y hablando con Abilio y tal. Canteli: Bueno yo digo esto porque como se que estáis los dos en ello yo no...Abogado: Que sí, hombre, pero el que puede decir oye esto fue así y esta conversación así y esto de esta manera soy yo. Canteli: Dígote esto porque un día me dijiste tú cuando te dije: "oye no habrá problema a la hora de (cobrar la comisión). (Y me dijiste) parece mentira si tiene Javier Sopeña ahí confianza"... Abogado: Ya, ya, ya. Canteli: "Somos amigos y ellos son gente seria"

 

 
 
  Exigencia de comisiones
  Reunión del abogado del senador Sopeña con Regino Canteli en el despacho profesional del primero. Canteli le exige el pago de la comisión por las fincas que los compradores siguen sin abonar.
   

Canteli: Hace dos meses y pico que tenía que haber cobrado una comisión y no la cobramos. Abogado: También yo. Pero vamos a ver, ¿pago yo la comisión? Tú sabes de sobra como está este tema y quien está detrás. Si no lo supieras...¿Quién paga la comisión? ¿La pago yo? Canteli: A mí no me dijiste que me la pagabas tú, a mí me dijiste que lo metías en la empresa Caleyu pero que tú y tu socio, Javier (Sopeña), asegurabais que no había ningún problema para cobrar.

 

 
 
  Piden una reunión
  Reunión entre el abogado del senador Sopeña y el comisionista Canteli en el despacho profesional del letrado. Canteli le pide una reunión con Sopeña para aclarar el asunto y cobrar la comisión.
   

Abogado: (Habla por teléfono con el Senador, Javier Sopeña) Oye tengo conmigo que acaba de llegar Canteli. Dice que quiere hablar contigo y conmigo. ¿Podemos quedar para tomar un café un día o algo? Venga, pues ya lo aviso yo. (Cuelga el teléfono y se dirige a Canteli) Habla conmigo, nada más. No te preocupes que yo voy a arreglar este tema. Canteli: Osea que cuando aquello hablamos todos y ahora habla contigo nada más. Javier Sopeña... ¡Manda cojones! Él sentado en esta silla, en tu despacho, fue el que una de las veces que dije yo: "Oye, ¿no habrá problemas luego con la comisión?" Y dijo él: "No, yo soy amigo de Abilio y respondo yo" De lo poco que él habla. ¿Fue así o no fue así? Abogado: Sí. Canteli: Ah.

 
   
 

 
  Cómo se acordó el reparto
  Reunión en el despacho profesional del abogado del senador entre el letrado y Regino Canteli. Hablan de como se acordó el reparto de la comisión que siguen sin cobrar.
   

Abogado: Entonces ellos tenían sacado... esto es letra de ellos eh (le enseña un documento)...Juan Muñiz y tal, tal, tal y comisión de nueve millones de pesetas por las cuatro fincas. Canteli: Yo te dije que quería dos millones de pesetas para mí y que para ti y para tu socio, Javier Sopeña, os lo daban ellos. Eso fue lo que se habló. ¿Sí o no? Abogado: Sí señor, sí señor.

 
   
 

 
  Quién es Serafín Abilio
  En esa misma reunión Canteli le pide al abogado que se reúnan con Serafín Abilio para desbloquear la situación y conseguir que les abone la comisión. El abogado del senador le explica quién es Serafín Abilio.
   

Canteli: El más jefe es Abilio, ¿no? Yo no se quién es de verdad, yo no soy de aquí. Abogado: Serafín Abilio... En Asturias hay dos personas que son las que tienen más poder. Uno es Cosmen Adelaida. Canteli: Ese se quien es personalmente. Abogado: Pues Serafín Abilio, es el jefe de la patronal de la construcción de toda Asturias. Vamos es tanto como... Tiene todos los negocios del Caleyu. Serafín Abilio, para que te hagas una idea, le da lo mismo que gobierne el PP que PSOE, coge el teléfono -y yo lo he visto- y se pone sobre la marcha el Ministro, el consejero de no se qué firma cuando él dice... Ese es Serafín Abilio.

 
   
 

 
  Convencer a Abilio
  En otro momento de esta larga conversación, Canteli vuelve a pedirle al abogado que le pida al senador Sopeña que hable con el presidente de la patronal asturiana de la construcción, Serafín Abilio para convencerle de que les pague la comisión que acordaron.
   

Canteli: Oye había que llevar a Javier Sopeña y me levantaste el grito: "No porque para qué vamos a usar a Javier Sopeña porque no se qué". Javier Sopeña es el hombre que a mí me dijo que era amigo de Serafín Abilio y que respondía él por la comisión. Abogado: Pero no te das cuenta que meter a un político en un tema de esos... No va a forzar nunca Sopeña... sí por teléfono, pero estar en un despacho, en una situación con Serafín Abilio... porque además Sopeña, como que él me está apoyando a mí, pero como que él no está. A ver si me entiendes, él no puede coger, joder es político... Ostia, Canteli, tú este mundo no lo entiendes.

 
   
 

 
  Reunión en el despacho de Abilio
  Reunión de Serafín Abilio, presidente de la patronal de la construcción de Asturias, en su despacho profesional. Asisten el abogado del senador y Regino Canteli. El senador Sopeña no asiste a la reunión. Acuerdan una comisión de 19 millones de pesetas en dinero "B" que, finalmente, no se abonarán.
   

Serafín Abilio: Yo no tengo ningún problema. Repito lo que dije: firmar un documento de que nos compran esta finca, y esta finca y esta finca y vale 18 ó 19 millones de pesetas. Y esto hacerlo con un documento que quede e incluso con los 19 millones. Canteli: Al hacerlo en un documento. Cualquier cosa que se ponga en un documento, después eso hay que aclararlo, ¿osea eso no es dinero en B? Abilio: Vamos a ver, yo lo que decía es lo siguiente, es decir, vamos a poner 19 millones y decir: En "B", 19 millones. Abogado: ¿Puede haber "B" de 19 millones? Abilio: Pues nada, venga, 19 millones en "B". Ya está. Abogado: El documento es una garantía, nada más. Canteli: Yo creo que si somos caballeros tanto de una parte como de otra, aquí se puede hacer de la siguiente manera: Quedar de pagar y pagar. Abilio: Mire, mire, yo le pago todo en "B", hagan el documento como quieran.

 
   
 

 
  Reparto de los millones
  Canteli y el abogado del senador se vuelven a reunir en el despacho de este último para acordar el reparto de los 19 millones en dinero negro. No llegan a ningún acuerdo. Canteli le explica que su socio va a querer 10 millones para él. El abogado del senador pide 7 millones.
   

Canteli: Nos da 19 millones, dijo. ¿Cuánto es para mí y cuánto para vosotros? Abogado: La mitad para ti y la mitad para nosotros. Canteli: Por ahí no entro tampoco. Él (su socio, que no figura en las conversaciones) va a querer 10 millones de pesetas para él, ya te lo digo por adelantado. O sea que para vosotros queda cuánto... cuatro millones y medio o cuatro millones, por ahí queda. Eso es lo que hay. Para vosotros y para mí quedan nueve millones, entonces. Abogado: Ya. Canteli: Eso es lo que queda. Abogado: Bueno pues nada. dale la enhorabuena, que yo por cuatro millones tampoco me preocupo, vamos, cuatro para repartir. Para dos millones de pesetas, ya gasté más en el tiempo que perdí que los dos millones de pesetas. Puedes decirlo al amigo tuyo. Yo puedo aceptar, pero por lo menos nosotros nos tenemos que llevar siete millones de pesetas. Menos de eso nada. Canteli: Total que al terminar quedo yo con dos millones. Yo soy el que anda para atrás y para alante y quedo yo con dos. Claro, vosotros siete y yo nada. El otro está plantado en el otro lado y acepto yo quedar con tres y vosotros con seis.

 
   
 

 
  Cinco millones por adelantado
  En una nueva reunión en el despacho profesional del abogado del senador, Canteli exige para aceptar el reparto que le paguen cinco millones por adelantado. El abogado le dice que hablará con el senador Sopeña para plantearle la propuesta.
   

Abogado: Si alguien adelanta los cinco millones, soy yo porque estos (la empresa de Serafín Abilio) están ahí parados y yo, por desbloquear la operación, voy a ver, ojo, si Sopeña... tal, porque yo no se si tal. Estamos pensando adelantar eso, adelantar algo para desbloquear la operación. Entonces vamos a arriesgarlo nosotros de nuestros bolsillos. Canteli: Pues si os arriesgáis, dádmelos a mí. Abogado: Bueno, voy a hablar con Javier (Sopeña), yo la única manera que veo de desbloquear esto es darte a ti las perras.

 
   
 

 
  Interviene el senador
  Los intermediarios no se ponen de acuerdo. Las negociaciones están rotas. Ahora es el propio senador, Javier Sopeña, quien intenta convencer a Canteli para que firme el preacuerdo que alcanzaron con Serafín Abilio para que concluya con éxito la operación. Canteli se niega. A la reunión, que se celebra en el despacho del abogado del senador asisten su abogado y Canteli.
   

Javier Sopeña: ¿Y si veis un contrato firmado por todos? Canteli: No le hables, no, no (Canteli se refiere a su socio). Sopeña: Bueno hombre, pero con un contrato firmado. Canteli: Ni contrato, ni ostias, me dice que eso es una tomadura de pelo. Sopeña: Pero con un contrato firmado. Canteli: Dijisteis que eso estaba hecho y que respondíais por ello. Fuisteis vosotros, ¿no? Sopeña: Sí, sí, es verdad. Canteli: ¿Sí o no? Sopeña: Sí hombre, sí. Canteli: Cuando había que ir allí a dar la cara, tú Javier no te presentaste. Eras el que tenías que decir oye Abilio, "sí señor yo traje esos papeles aquí y es verdad que los trajo Canteli".

 
   
 


  COMPRAVENTA TERRENOS EN CASTROPOL.
  Reunión en el despacho profesional del abogado del senador Sopeña entre el propio abogado, el senador del partido popular y el intermediario Canteli. Hablan sobre una segunda operación. En este caso en la localidad asturiana de Castropol.
   

Javier Sopeña: Yo creo que hay que hacer una consulta particular para este caso. Yo tengo una persona que el lunes o máximo el martes, nos va al ayuntamiento y nos dice "oye esta finca, ¿qué se puede hacer con ella? Canteli: Ahora eso lo tenéis que saber vosotros. Sopeña: Si se pueden hacer diez casas, pues se le dice al señor: "Se pueden hacer diez casas. El precio razonable es siete millones, cinco, ocho... nadie suelta la pasta sin estar seguro". Cantelli: No hombre, no. Eso es de cajón. Sopeña: Esto es del Ayuntamiento, ya te digo. Esto se sacó ayer por el aparejador municipal, la persona que yo mandé allí. Abogado: El aparejador es el que mejor puede decirnos...Sopeña: Ahora ya sabemos exactamente cual es la parcela y podemos decirle al aparejador quiero saber exactamente cuantas casas puedo hacer aquí. Canteli: Pues si esto vale para algo. ¿Con qué empresa tenéis pensado hacerlo? ¿O sería con los mismos pero en plan serio? (empresa de Serafín Abilio). Abogado: No, con los mismos... Sopeña: Con los mismos nunca más. Es más tenemos comprador y serio. Uno en Madrid y otro en Asturias. Pero tenemos que saber lo que se puede hacer... Canteli: Por eso digo que lo miréis. De qué forma se va a hacer y que comisión va a haber. Sopeña: Es hablar y decir mira aquí se pueden hacer 30 casas, 20, 10. El precio que podemos dar es este. Que dice que no, pues amén. Canteli: Exacto. Sopeña: No, yo quiero el doble. Bueno, está bien. Canteli: Vale, vale. Tú lo miras. Aproximadamente podemos comprar a tanto y tenemos esto para nosotros.